En esta ocasión, hemos entrevistado a María Gómez Melini, bióloga colegiada del COBCAN, en la actualidad radicada profesionalmente en la isla de La Palma. Su actividad laboral actual conjuga el control de una especie exótica invasora, el rabo de gato o rabogato (Cenchrus setaceus) con la gestión del empleo social.

Agradecemos que nos haya dedicado su tiempo para responder a nuestras preguntas, y permitirnos conocerla con más profundidad.

Breve reseña de tu trayectoria profesional

En 2007 comienza mi primera etapa como bióloga oficial, la cual describo como laboralmente inestable pero muy gratificante y feliz. Decidí formarme como Educadora Ambiental y realizar un Máster en Gestión y Conservación de la Naturaleza, trabajando al mismo tiempo, en aquel entonces, en algunos campamentos de verano, mientras continuaba realizando voluntariado ambiental por la Red de Espacios Naturales de España. Como profesora de Bachillerato para adultos también adquirí algo de experiencia, para posteriormente participar como técnica de campo en el Proyecto “Gestión del pastoreo en espacios protegidos de la isla de La Palma” (Universidad de La Laguna) realizando inventarios florísticos, una experiencia realmente enriquecedora.

Tras mi paso como bióloga en la Reserva de La Biosfera La Palma, identificando el Patrimonio Natural e Histórico de la isla, en 2010 comienzo a trabajar en el Parque Nacional de Garajonay a través de la empresa TRAGSATEC, dentro de su Programa de Seguimiento de Variables Ecológicas. Continúo como bióloga en la “Redacción de Planes de Recuperación de especies amenazadas y programas de control de especies invasoras” con la empresa GESPLAN, aunque el GIF (Gran Incendio Forestal) de 2012 provoca que mis funciones sean desviadas a la realización de cartografía sobre medidas de emergencia para la gestión y recuperación de áreas incendiadas. En 2014 entro a formar parte del Proyecto LIFE+ “Garajonay Vive” llevando las actuaciones de conservación para la Restauración Ecológica de los hábitats quemados, durante 4 años más, con la empresa TRAGSA.

Transcurrida esta segunda etapa, que realmente marcó un antes y un después en mi carrera profesional, retorno a la isla de La Palma y enfoco mi futuro laboral en torno al mundo de la vitivinicultura y el enoturismo, me titulo como Guía de Turismo Oficial de Canarias y cuando comienzo a dar los primeros pasos, en 2019 me surgió la oportunidad de coordinar un Plan de Empleo Social de control de rabogato a través del Servicio Canario de Empleo del Cabildo de La Palma. Y hasta la fecha. A saber qué será lo próximo.

¿Por qué decidiste ser bióloga?

Desde pequeña siempre he estado vinculada a la naturaleza y al campo, al mundo animal y vegetal. Mi padre biólogo y veterinario, y mi abuela y abuelo maestros de escuela, me inculcaron el amor y el cuidado por el entorno y la importancia del conocimiento del mismo para saber comprenderlo e interpretarlo. Creciendo con esos valores, decidí que una carrera como ésta podría ser muy útil a la hora de participar activamente en la defensa y gestión de la Naturaleza.

¿Cuándo decidiste colegiarte? ¿Por qué?

Soy bastante dejada para algunas cosas y tenía colegiarme en mi lista de “asuntos pendientes”. No fue hasta marzo de 2020, con el confinamiento por pandemia, cuando encontré el momento perfecto. Es una ventana buenísima para estar informada y actualizada sobre noticias de interés, cursos, talleres, y ofertas de trabajo. Les doy las gracias por el trabajo que realizan.

¿Cuáles son tus líneas principales de trabajo?

Mi experiencia laboral siempre ha ido en la línea de la biología de la conservación y restauración de hábitats. Seguimiento de especies amenazadas y control de invasoras, variables ecológicas y actuaciones de restauración post incendio. Desde que formo parte del Plan de Empleo Social, se han abierto nuevas líneas de trabajo enfocadas hacia la formación y divulgación. Siempre manejando datos, bióloga de bota y de SIG se podría resumir.

¿Qué destacarías en la actualidad de tu ámbito de trabajo?

Que a la hora de realizar actuaciones de restauración ecológica en el territorio, es muy importante tener en cuenta la componente social. La motivación, la formación y la información, así como la transmisión de la importancia de la labor que realiza el personal en campo, son aspectos fundamentales para obtener buenos resultados en favor de la conservación de la biodiversidad, en La Palma. También destaco la falta de compromiso, y de personal de apoyo en las instituciones, que contribuya a la mejora de la gestión del rabogato en nuestra isla. No hacer nada es el camino corto. El largo, proyectando la obtención de resultados hacia otros objetivos, que incluyen la restauración de hábitats degradados entre otros no menos importantes, es gratificante.

¿Qué es lo que te apasiona de tu profesión? ¿Y lo que menos te gusta?

Lo más apasionante es que no dejas nunca de aprender, el conocimiento es infinito, y la capacidad de sorprenderte está presente día tras día. Disponerte a interpretar el entorno en su conjunto, como ecosistema, es también un regalo. Lo que menos me gusta es la falta de conocimiento que existe sobre nuestra profesión (no, no me sé los nombres científicos de todas las plantas del planeta ni estoy de paseo por los bosques mirando bichos todos los días) y la decepción que muchas veces llega, cuando ves la desidia de determinado personal competente, ocupando cargos de relevancia, que realmente pueden contribuir más a la conservación de nuestros ecosistemas.

¿Qué le dirías a un recién graduado en Biología? ¿Y a alguien que esté pensando en hacer un doctorado o trabajar para las Administraciones o Empresas Públicas?

Bienvenido y mucho ánimo, para empezar. No es una profesión fácil, hay que demostrar que la biología es relevante, importante e imprescindible en cualquier ámbito, tanto científico, como cultural y social. En la gestión del territorio es fundamental. Si eres mujer, es más difícil. La versatilidad es una componente importante en nuestra profesión, así que la formación debe ser también una constante.

Has apuntado anteriormente a que, en ocasiones, has experimentado dificultades en tu trabajo por el hecho de ser mujer.

Conseguir dignificar y poner en valor la profesión del/la Biólogo/a por su papel relevante en la consecución de sus objetivos, no sucede en muchos ámbitos. Ya si eres mujer, es más complicado. Por poner un ejemplo, a la hora de tomar decisiones en la gestión de un espacio natural, territorio, ensayo o encomienda “x”, argumentos expuestos por una mujer en una mesa de trabajo al uso, basados incluso en evidencia científica que los respalda, en ocasiones han sido ninguneados o tratados de irrelevantes, mientras “opiniones” más mediocres o (para colmo) en la misma línea que las expuestas por una mujer, son alabadas y dignas de escucha y aplauso.

Recientemente impartiste un webinar organizado por el COBCAN, titulado Plan de empleo social “Control de rabogato en la isla de La Palma”. Luces y sombras. El sector social es quizás poco frecuentado por los biólogos. ¿Cuál crees que es la visión adicional que aporta un Profesional de la Biología? ¿Por qué deben los Biólogos participar en él?

En primer lugar, es interesante tener presente que, en el ámbito de la biología de la conservación, sin contar con la participación social, es muy difícil aplicar en campo sus principios básicos, que, a medio y largo plazo, llegan a materializarse de diferentes formas. Por un lado, aproximar la naturaleza a la población permite vivenciar experiencias que consiguen conectarla con el entorno y entender, dentro del contexto, nuestro papel en el medio ambiente. Esto a su vez genera que la motivación por el trabajo que se realiza aumente, por lo que las jornadas laborales se convierten en espacios para el encuentro y el aprendizaje, en las que muchas personas con problemas personales muy serios consiguen desconectar y recargarse de energía positiva para seguir adelante. Los resultados, de una manera u otra, siempre serán positivos, tanto si se avanza en la restauración ecológica de hábitats degradados como si se alcanza la motivación del personal contratado.

¿Crees que el Colegio Oficial de Biólogos de Canarias podría ayudar al desarrollo de una adecuada gestión de las especies invasoras? ¿Cómo?

Sí. Exigiendo a las Administraciones que cumplan con la normativa vigente al respecto, promoviendo y/o facilitando el asesoramiento científico y técnico a las mismas sobre planificación, metodología y gestión. Y contribuyendo a incentivar la sensibilización ambiental a través de charlas de formación y divulgación en todos los ámbitos sociales.

¿Qué esperas del Colegio?

Que siga como hasta ahora, porque es una entidad realmente necesaria, y que se anime a realizar lo que propongo en la respuesta anterior.

¿Crees que existe una problemática especial del Biólogo en las islas no capitalinas, como es La Palma?

Creo que la problemática del Biólogo es la misma en cualquiera de las islas, sean o no capitalinas. Y consiste en trasladar a las Administraciones públicas, y a la población en general, la importancia de la conservación de nuestro entorno, tanto como laboratorio donde abordar los procesos evolutivos que acontecen, como escenario para la preservación de nuestro patrimonio natural, etnográfico, arqueológico, genético y cultural, lo cual es una tarea difícil. Interiorizar nuestro contexto real como islas oceánicas, totalmente independientes desde el punto de vista biogeográfico, nos permitiría conectar con nuestro territorio y alejarnos de modelos de gestión y desarrollo impuestos desde muy lejos, nada beneficiosos para el mantenimiento del equilibrio dinámico que necesitamos para vivir.

 

Diez Cosas sobre… María Gómez Melini

1. Un lugar: La Palma.

2. Una causa perdida: La deconstrucción de género.

3. Un referente de vida: Mi madre

4. Un/a científico/a: Lynn Margulis.

5. Un ser vivo: Mi hijo León.

6. Un libro o publicación: La Naturaleza en peligro (Miguel Delibes de Castro, 2005).

7. Una comida: El vino.

8. Un deporte: Pilates.

9. Un hobby: Cine español.

10. Un reto: Sobrevivir a este mundo cruel.

12 de abril de 2023

Entrevista a: María Gómez Melini

En esta ocasión, hemos entrevistado a María Gómez Melini, bióloga colegiada del COBCAN, en la actualidad radicada profesionalmente en la isla de La Palma. Su […]